17.4.14

Valor y validez

Cada vez vale menos la palabra; sobre todo, la palabra dada; sobre todo, la palabra amor.
Nos volvemos seres inconexos, incapaces sociales.
No entendemos lo que vemos. No sabemos lo que decimos. No hablamos de lo importante. No decimos lo que hay que decir.
Nos llenamos los ojos y la boca, eso sí, de falacias inútiles. Esa plenitud, ese sobrepeso, nos impide movernos y buscar: respuestas; verdades hasta el límite de la lucidez embargante; palabras hasta el límite de las lágrimas; hasta el punto de quedarnos sin aire y aprender, otra vez, a respirar.

Conciencia

Me siento mucho menos rara, más amiga, desde que sé que soy mujer

Río

La pelota hace ¡pum!
Ríe.
Río porque ríe.
Río de risa.
Consentido.
Con todos los sentidos.
Quiere que haga ¡pum!
Quiero mucha risa
para mi risa.
Tiene sentido.