1.4.17

Soy mujer

Soy mujer por la relación que tengo con mi útero, por la relación que tienen mis ovarios con las emociones, por la relación que tiene mis emociones con mis pensamientos y decisiones.
Creo que hay muchas formas de ser y sentirse mujer. Mi forma es esa. No sé si esto es aprendida o innata. Sé que algunas mujeres me ayudaron a reconocerme así mujer y sonreír. Otras veces, otras personas me han dicho otras cosas sobre lo que significa ser mujer y no me gustó.
Sé que entre mujeres me siento una más desde la esencia. Sé que entre algunos hombres me puedo sentir afin desde la vibración del pensamiento, pero no soy una de ellos.
No me gustaría dejar de sentirme así, si es que esto significa ser mujer.

Valoro sobre todo la libertad de elegir cómo ser y sentirme mujer.

30.3.17

Influencias

Sonidos.
Aire vibrando en las cañas,
influjos para mi niña.
Sonido de parche.
Para vos, mi vida.
Para vos, cada segundo, lo mejor de mí.
Para vos, el contacto con la realidad,
los sonidos altos y bajos,
este instrumento de tierra y aire.
Para vos, la felicidad,
la paz;
pero también la conciencia.
La certeza de que el mundo es como es.
Me temo, hija, que no puedo dejar de comunicarte
el deber de saber,
lo imposible que resulta volver atrás
cuando sabés.
Para vos, hija mía,
para que descubras el placer único de la acción coherente,
la satisfacción de que duele pero sienta bien, la decisión.
La plenitud de, a veces, no sentirte sola cuando escuchas
de otros labios estas convicciones.

28.7.16

Endiviosa

Envidia, ¡asúmolo!,
me provoca tu voz.
Envidia que pelo hoja a hoja,
aliño con aceite y sal
y mastico amargamente
hasta la náusea,
buscando la metamorfosis
de la mujer habitada,
escurrida en mi rincón
oscuro de arpa que se siente
injustamente abandonada.


Envidia siento y me siento
a esperar que se me pase
mientras me paso el día
y pasa la noche bocarriba.

Fruta madura

Poesía:
Palabras que llegan a hechos
con el tiempo,
cuando crecen y maduran.
Hay que comerlas justo
antes de que se pudran.


Dibuja una poesía,
con sus semillas y su piel.
Sácale los colores,
que le dé vergüenza salir;
si no, no vale la pena.

¿Qué prefieres?
¿Poesía de concurso
y exposición?
¿Poesía de viento fresco?

Un buen mordisco
y que chorree
el jugo por los labios,
la mano, el mentón;
que se quede enredada en los dientes
que atragante, dulzácida pegajosa.

Prefiero mi poesía antes de las comidas.
Me sienta mejor antes del pollo frito,
sin nata, ni azúcar, ni miel.
Sólo poesía, de verano o de invierno,
nunca poesía congelada
fuera de su temporada.

Que se pueda aplastar, rallar, morder
que manche y chorree,
que amontone en la tierra junto al árbol
piel, carozos y bichos,
sobre todo, moscas.
Que tenga la carne blanda y el gusto firme
que suene, que huela y tiente,
que me haga relamer y gruñir,
que se envuelva en mis babas transparentes,
que sea identificable al tacto,
reconocible en la ensalada,
causa de polémica, asco y seducción,
que contagie viruses y eczemas,
que provoque náuseas y urticarias,
que no cierre, que abra
puertas, balcones, ventanas, ojos, bocas,
manos, corazones, hígados, sabañones,
que confabule para ser
más poesía.

18.6.16

Poema en 2 capítulos


Y cuando la historia
y nuestras historias
que son nuestra vida en la vida
no sean barreras sino puertas,
y cuando el tiempo
y nuestros años
que son del tiempo nuestro tiempo
nos despejen las dudas
y nos despojen de ropas,
tengamos un amor cóncavo.

Abrázate a mí y duerme
que yo descanso en el aire
que sale de tu boca.
Y cuando me distraiga
viajaré a algún sueño
por el simple placer de despertarme
contigo a mi lado.